• Prefiltración de partículas

  • Retención de Cloro en agua

  • Ablandadores de agua

 

Disponemos de prefiltros en distintos formatos para la correcta adecuación del agua de red o subterráneas.

 

Prefiltración de 10 um

       Estos prefiltros funcionan como una barrera para todas las partículas mayores a 10um en forma nominal. Son altamente difundidos en el mercado lo cual los hace muy económicos a la hora de su reemplazo. Existen en dos largos 10” y 20”. Una carcasa transparente para la identificación inmediata del material retenido funciona como contenedor del filtro. Un soporte a pared completa el sistema para su funcionamiento. La frecuencia estimada de cambio depende de dos factores principales, uno es el nivel de ensuciamiento del agua de red (óxidos, partículas, coloides entre otras) y el volumen filtrado. En nuestra experiencia la frecuencia ronda los 3 a 5 meses, típicamente.

 

Filtro de Carbón activado

       Los filtros de Carbón activado son indicados en aguas pretratadas (aguas corrientes) donde el contenido de cloro es alto (mayor a 0,5 ppm). El cartucho está compuesto por gránulos de carbón por donde el agua fluye en forma transversal reteniendo el cloro en agua, a su vez también funcionan como filtro de partículas pero la retención de las mismas no es garantizada debido a que el espacio intersticial entre gránulos es abierto. Por esta razón siempre se coloca un filtro final adicional. La frecuencia estimada de cambio depende de dos factores principales, uno es el nivel de cloro del agua de red (en general 0,5 a 4 ppm) y el volumen filtrado. En nuestra experiencia la frecuencia ronda los 3 a 5 meses, típicamente.

 

Cartucho de polifosfatos antiescalante

       Los cartuchos de polifosfato antiescalante son adecuados en aguas duras, aquellas que forman el sarro. La razón de la existencia del sarro incrustante es la presencia de los iones Ca , Mg y CO3, estos iones al precipitar en partículas finas pueden pasar la siguiente etapa de osmosis inversa y reducir los caudales de rendimiento entre otros problemas. Por esto es necesario ablandar el agua, en general subterráneas. Existen distintos tratamientos aunque el más sencillo es el cartucho de intercambio iónico con polifosfatos. Se dispone de dos largos de cartuchos en 10” y 20” con una carcasa contenedora y un soporte a pared que completa el sistema.  La frecuencia estimada de cambio depende de dos factores principales, uno es el nivel de dureza del agua  (en general 50 ppm CaCO3 o más es considerada dura) y el volumen filtrado. En nuestra experiencia la frecuencia ronda los 2 a 4 meses, típicamente.

 

Filtro de 1um

       El prefiltro de 1um funciona como una barrera final a todas las partículas mayores a 1um en forma nominal. Su función principal es de proteger a las membranas de osmosis inversa de las partículas muy finas. Son altamente difundidos en el mercado lo cual los hace muy económicos a la hora de su reemplazo. Existen en dos largos 10” y 20”. Una carcasa transparente para la identificación inmediata del material retenido funciona como contenedor del filtro. Un soporte a pared completa el sistema para su funcionamiento. La frecuencia estimada de cambio depende de dos factores principales, uno es el nivel de silice del agua de red (óxidos, partículas generales, coloides entre otras) y el volumen filtrado. En nuestra experiencia la frecuencia ronda los 2 a 5 meses, y es definido luego del primer año de uso de los sistemas.